Para aquellos viajeros que disfrutan de los lugares en los que uno parece retroceder en el tiempo con solo poner un pie en ellos, la visita al castillo de Neuschwanstein, en Baviera, es obligada. Considerado por unos como el fruto de la excentricidad del malogrado rey Luis II de Baviera, y por otros como el producto de su fantástica y rica imaginación, lo cierto es que este monumento no deja indiferente a ninguno de sus visitantes.

Comenzado a construir en 1868, cuando este tipo de edificaciones ya no eran funcionales, remite a un pasado medieval que, aunque lejano en el tiempo, formaba parte de la cotidianeidad de los románticos alemanes del siglo XIX. Constituyó el refugio en el que, lejos de la realidad, Luis II podía sentirse como un verdadero rey. Y es que el rey bávaro, aunque era un monarca constitucional, un jefe de Estado con derechos y deberes y poca libertad de movimientos, estaba convencido de que reinaba por la gracia de Dios.

Las estancias del castillo fueron decoradas con motivos alusivos a las tradiciones y leyendas medievales que habían inspirado las obras del célebre compositor alemán Richard Wagner, de quien el propio Luis II era mecenas. Al mismo tiempo, sin embargo, contaban con las más modernas comodidades de la época. Las habitaciones del palacio se calentaban mediante una calefacción central de aire caliente. En todas las plantas se disponía de agua corriente y los inodoros contaban con desagüe automático. A través de una instalación eléctrica de comunicación interna, el rey podía llamar a sus sirvientes y ayudantes. En el tercer y cuarto piso había incluso conexión telefónica. Los alimentos no tenían que subirse trabajosamente por las escaleras, pues el castillo contaba con un elevador.

Luis II murió en 1886. Apareció ahogado en el lago Starnberg, en extrañas circunstancias, poco después de haber sido incapacitado para gobernar por causa de su supuesta locura. Parte de sus sueños, sin embargo, han perdurado entre las paredes de su castillo, que en la actualidad es visitado por miles de personas al año.

Con nuestro programa Alemania Romántica, podéis decubrir esta y otras maravillas arquitectónicas alemanas en un circuito de 6 días y 5 noches a un precio excepcional. Y para más información sobre el castillo de Luis XII, entrad en la página oficial del monumento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s